Lecturas

•julio 23, 2010 • Dejar un comentario

Ya no he leído libros. Estoy más enganchado con la columna semanal de Dan Savage, un periodista estadounidense que escribe sobre temas de sexualidad en su columna Savage Love (aprovechando su apellido, él muy ocurrente). Admiro su manera directa de decirle a sus lectores lo que él cree que deban de hacer con respecto a sus vidas, incluso el humor ácido que llega a utilizar para hacerles entender que ante todo somos un animal con una urgencia biológica de queerer “sexear” con aquello a lo que sentimos cierta afinidad.

El último libro (impreso, no electrónico) hasta ahorita fue 1984. Hace como cuatro meses que lo terminé, me di cuenta de que era crudo, punzante y una revelación de lo que representaba el verdadero Big Brother y no el truco de mercadotecnia y reality que se vio en México hace años. Tenía tanto material para uno quejarse y abrirse los ojos que hasta daba miedo enfrentar la realidad y la fantasía al mismo tiempo y/o por separados. Brazil, de Terry Gilliam (una película, para los que ignoran su existencia), me dejó con un sabor de boca parecido al querer mostrar un sistema pseudo-perfecto y nos muestra la tortura, al igual que 1984, de mantener todo “impecable” e imposibilitar al hombre a cuestionar su entorno, su adaptación al mundo moderno que se le ha impuesto por obligación y no por beneficio. ¿Alguien recuerda a George W. Bush?

Hace como un mes terminé Las palabras de Jean-Paul Sartré y Madame Bovary de Gustave Flaubert, mostrando claramente cierta inclincación hacia la literatura francesa. Me podrán acusar de ladrón por leer libros electrónicos (o e-book, más popular) gratuitos, pero pregunto, si el artista ya murió hace como, no sé, 100 años, ¿quién gana realmente todo el capital de una obra caracterizando una época de antaño a la que nosotros no pertenecimos?

Me trajeron de España un libro con el cómodo precio de 25.00 €. Dicho libro no se encuentra en México, uno que lo anduvo buscando como idiota ha de saberlo. El Pentamerón es el predecesor de los cuentos de hada, antes que los Grimm, que Perrault, Andersen y Brentanno. De hecho no eran exactamente para niños dichas historias. Cincuenta relatos del Pentamerón con ciertas similitudes a los cien del Decamerón. Mi intención es trasladar dicha obra de libro impreso a libro electrónico, para así darlo a conocer entre los habitantes de habla hispana y no únicamente para los italianos. Lo bueno es que será completamente gratuito para aquel que deseé leer dicha obra. Muy pronto en tu tienda favorita, bueno, no.

¿Cúal es mi ganancia? Haber dado un pequeño aporte al mundo literario, al mundo de la lectura con dicha obra y hacerla popular entre el vulgo, hacerles saber que hay cosas más allá de lo que nuestros ojos creen ver en su totalidad. O tal vez no tengo nada mejor que hacer con mi vida que quiero destruir editoriales que cobran un precio exagerado para algo que por fuerza debería ser de dominio público. Espero el mundo de las letras mejore con el paso del tiempo y todo sea bonito como si fuera visto a través de los ojos de un pequeño infante.

Hay tanto que dejo pasar y tanto que ignoro. Espero que en algún momento todo se vuelva más sencillo y natural. Espero retomar en algún momento el hábito y no dejar de nutrir mi mente y mi alma de obras que el hombre ha conservado a través de los años por su aportación a la humanidad, y no nada más las verbales. Enséñenme no sólo a ver al mundo, sino también a vivirlo.

Buenos días, Mundo. Me voy a dormir.

Génesis

•julio 18, 2010 • Dejar un comentario

Bienvenidos a este blog que ni sé por qué me dieron ganas de crear. No tengo la más remota idea de qué pienso decir, sobre qué voy a hablar o hacia quién va dirigido. Tal vez ni siquiera haya alguien que lo lea. Esperemos todo pueda terminar bien en este blog.

Hablaré un poco de mí mismo. Radico en Monterrey, NL desde el principio de mi existencia, que nos lleva a un periodo de tiempo de 20 años. Soy estudiante de la Facultad de Artes Visuales (FAV) de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). No creo ser el mejor en mi carrera en cuestión de páctica pero sí puedo defenderme en la teoría.

Si he de ser sincero y dejar fuera todos los tabúes y estigmas que han regido parte de mi vida, diré que soy alguien de considerable intelecto, conocimiento y cultura que a la vez es opacado por la falta de confianza en mí mismo. Pueden haber múltiples factores por los cuales soy tal como soy, pero trato constantemente de mejorar mi trato social, mi autoestima, mis capacidades cognoscitivas, etc. En fin, trato de ser una mejor persona para conmigo y para los demás.

Puedo decir que conmigo aplica la famosa frase de “los verdaderos amigos se cuentan con una sola mano”. Conozco a varias personas que podría considerar como “camaradas” o “compañeros de pisto”, pero sólo puedo decir que tres son a los que por el momento considero como amigos. Si uno de los posibles lectores de este blog cae dentro de las canteriores categorías exceptuando la de amigos, créanme, no son ustedes, soy yo.

Nunca he estado en una relación. Nunca he sido conocido como el novio de tal o el juguete sexual de tal. Han habido ocasiones cercanas, más que nada en las que he estado en cierto estado de ebriedad o la otra persona igual. Muchas veces creo no estar preparado para tal paso. Aún así les agradezco a mis parejas potenciales por su cooperación en hacer esta vida más interesante.

Disfruto la lectura, el cine, el teatro, los juegos del PS3 y juegos de mesa. Puedo decir que me gusta mucho la literatura que ha prevalecido a través de los siglos precisamente por eso, es emocionante saber que alguien hace mucho tiempo escribió algo para las futuras generaciones.

Del cine puedo decir que muchas veces lo veo más como una avance artístico que como una herramienta tecnológica, aunque han habido ocasiones en las que me cuestiono lo contrario. Me gustaría pensar que en algún momento de mi vida pudiera hacer algún aporte al mundo del cine o al de la literatura.

Lo demás es por pura diversión y apreciación al ingenio humano y el progreso que ha habido desde el juego “Pong” o el “Ajedrez”. Hay tantos tipos de juegos y sus respectivas ramificaciones que es bastante envolvente el querer experimentar con todos ellos.

No tengo idea de por qué escribí tanto si es posible que nadie lo lea. Aún así, le daré gracias a WordPress por dejarme tener un blog y al internet por estar conmigo y a mis pulmones por seguir respirando y a los pajaritos que andan silbando afuera de mi casa.

Buenos días, Mundo. Me voy a dormir.

Hello world!

•julio 18, 2010 • 1 comentario

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!